Skip to content

Preservación de Órganos-Parte VI

enero 28, 2008

Recuperación de los Órganos

Un equipo trabajando simultáneamente con el equipo de la recuperación de órganos abdominales puede preparar el corazón y los pulmones. La vena cava inferior y superior son movilizadas, y el arco aórtico se diseca lo suficiente como para permitir el clampaje durante la infusión de la cardioplegia de la raíz aórtica. La movilización preliminar de los pulmones se realiza generalmente en este momento, y debe tenerse acceso a la arteria pulmonar para la preservación pulmonar. Cuando todos los equipos están preparados, se coordina una secuencia de eventos que permiten que todos los órganos sean enfriados y protegidos simultáneamente.

El donador recibe heparina sistémica. Se coloca un shunt de Javid a través de la vena mesentérica inferior cerca del páncreas y se avanza hacia la vena porta. Una aguja de cardioplegia se coloca en el arco aórtico. La aorta abdominal distal se canula para la perfusión in situ de los riñones, hígado, y páncreas, y una cánula para la exsanguinación se coloca en la vena cava distal. Como una alternativa, la unión entre la vena cava y el atrio derecho puede ser dividido en el tórax con catéteres de succión colocados en el lumen de la cava y la cavidad torácica derecha para descomprimir la circulación venosa en el momento del clampaje aórtico.

Otro cánula se coloca en la vena cava distal para la descompresión venosa y la exsanguinación. El arco aórtico y la aorta abdominal son clampadas a nivel del diafragma. En el caso de que se intente preservar el hígado e intestino simultáneamente, no se debe clampar la aorta supraceliaca debido a la necesidad de preservar la aorta torácica del donador, con el injerto sin lesiones de la íntima por parte del clamp.

La solución de cardioplegia es perfundida a presión dentro de la raíz aórtica, perfundiendo así las arterias coronarias y produciendo un paro cardíaco. La ventilación se suspende. Se inicia la perfusión portal y aórtica distal con la solución de preservación fría. Se coloca hielo dentro de la cavidad abdominal y torácica para mejorar el enfriamiento. El corazón y los pulmones son removidos. El clamp de la vena cava distal es retirado para la exsanguinación y evitar la congestión venosa.

El hígado y el páncreas y/o el intestino son removidos en bloque. El diafragma que rodea a la vena cava suprahepática y adyacente a la zona desnuda del hígado es seccionado. La vena cava infrahepática es seccionada sobre la vena renal izquierda. El hígado, páncreas, y el intestino que se encuentran unidos sólo por los vasos mesentéricos, que cursan al intestino y por los orígenes aórticos de la arteria mesentérica superior y el tronco celíiaco. El hígado, páncreas y el intestino son separados en la mesa de preparación, y el tronco celiaco permanece con el hígado.

El proceso de separación depende, en este punto, de la distribución de los órganos. Si el intestino y el páncreas han sido colocados separadamente, las ramas arteriales y venosas mesentéricas superiores que emergen del proceso uncinado son seccionadas, ligando el lado pancreático. Si el hígado/intestino han sido distribuídos al mismo receptor, no se realiza más disección. Si sólo el hígado y el páncreas han sido distribuídos, la arteria mesentérica siuperior y la vena son divididas distal al páncreas, y el cilindro de aorta entre la arteria mesentérica superior y el tronco celiaco es dividido.

La arteria esplénica se divide en su origen. Este vaso y la arteria mesentérica superior son reconstruídas con un injerto arterial de la bifurcación ilíaca del donador. La arteria gastroduodenal se liga y secciona. La vena porta se divide aproximadamente a 1 cm del borde superior del páncreas, y el colédoco se secciona justo sobre su entrada dentro del páncreas.

Los riñones son también rem ovidos en bloque. Los ureteros son movilizados con una generosa cantidad de tejido periureteral para evitar la devascularización y son divididos cerca de su entrada dentro de la vejiga. La disección se lleva a cabo posterior a la aorta y la vena cava en el plano de la fascia prevertebral. Una vez removidos, la vena renal izquierda es seccionada con un pequeño ‘parche’ de la vena cava. La aorta se abre en la línea media para identificar los orificios de las arterias renales desde el lumen. De esta manera, si existen múltiples arteria renales, pueden ser identificadas y preservadas en un solo parche de Carrel.

Cierre de la incisión

Luego de la recuperación de los órganos torácicos y abdominales, se toma una muestra de nódulos linfáticos y bazo para las pruebas cruzadas adecuadas. Si el intestino ha sido recuperado, el uso de la globulina antilinfocitaria debe usarse para evitar las reacciones injerto vs. huésped por al abundante tejido linfático en el intestino. Los nódilos linfáticos deben recuperarse antes de iniciar la globulina antilinfocitaria debido a la dificultad de recuperar una muestra adecuada y viable de linfocitos para las pruebas cruzadas.

Cirugía Hepatobiliar y Transplante Hepático
Suscribete para recibir actualizaciones de entradas como esta
Suscribete por email aquí.

From → Transplante

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: