Skip to content

Transplantación Hepática e Incompatibilidad ABO–Parte II

noviembre 28, 2007

Enfermedad Hemolítica Posterior a la Trnsplantación Hepática ABO-Compatible

Los anticuerpos anti-ABO pueden complicar la transplantación ABO-compatible. Las reacciones hemolíticas se desarrollan como resultado de los anticuerpos producidos por linfocitos pasajeros en el injerto en contra de los antígenos de los grupos sanguíneos del receptor. Estas reacciones “injerto-vs-huésped” son generalmente limitadas.

Antígenos HLA y Anticuerpos Anti-HLA 

Los antígenos HLA son una serie de glucoproteínas de superficie que juegan un rol integral en la respuesta inmune normal. Los antígenos clase I HLA-A, -B, -C, están presentes en todas las células nucleadas en el cuerpo; y las clase II HLA-DR y -DQ tienen una distribución restringida en los tejidos, limitándose a los linfocitos B, macrófagos, monocitos, y células dendríticas.

Las moléculas HLA funcionan normalmente en la presentación de antígenos a los linfocitos T para inciar la respuesta inmune. Los anticuerpos antidonador HLA que circulan, son una amenaza para el injerto. Estos son producidos como resultado de una inmunización directa con moléculas HLA alogénicas. Esto ocurre más frecuentemente durante los embarazos, en donde la madre está expuesta a los aloantígenos HLA del padre a través del feto.

Otros eventos inmunizantes, como las transfusiones sanguíneas, o transplantes previos, pueden proveer más estimulación alogénica para las mujeres multiparas. Las infecciones severas, generalmente cuando se asocian a procedimientos quirúrgicos, pueden estimular la producción de anticuerpos anti-HLA (J Thorac Cardiovasc Surg 2003; 125: 587-591).

Estudios Cruzados y Compatibilidad en el Transplante Hepático 

El rol de los anticuerpos anti-HLA en la transplantación hepática no está bien comprendido. Los estudios previos sugerían que el hígado era resistente al daño causado por los anticuerpos antidonador, es más el progreso del rechazo hepático ocurría mucho más lento que en otros órganos.

Las pruebas cruzadas fueron creadas para detectar anticuerpos preformados anti-HLA antidonador.

La prueba original basada en la linfotoxicidad  ha sido modificada y mejorada a través de los años para ser más sensible y específica, pero los resultados del transplante hepático de cara a la prueba positiva han sido uniformemente más pobres que los resultados de los transplantes con pruebas negativas.

Muchos estudios han reportado un aumento en la incidencia de espisodios de rechazo en las combinaciones positivas. Un estudio reciente reportó 91 pacientes con una prueba positiva que tuvieron menos pérdidas de injertos que aquellos con pruebas negativas, sinun aumento en la incidencia del rechazo (Am J Transpl 2001; 1: 152-156).

Sin embrago, los pacientes con mayores concentraciones, más frecuentemente tenían rechazos esteroide-resistentes. Estos resultados sugieren que el hígado es más resistente a los anticuerpos anti-HLA antidonador que otros órganos.

La literatura indica que entre el 7 y el 33% de los candidatos a transplante hepático están ampliamente sensitivizados a los antígenos HLA (Transplantation 1997; 62: 789-794).

Compatibilidad HLA y sus Efectos en la Transplantación Hepática 

No ha habido un esfuerzo mundial en la distribución de hígados a receptores basándose en la compatibilidad HLA. La mayoría de los estudios de HLA y transplante hepático están de acuerdo en que entre menos diferencias existan, particularmente HLA-DR, menor es la frecuencia de rechazos.

Los análisis previos no han podido demostrar que exista un ventaja en la sobrevida de estos pacientes, pero sin embargo, la mayoría de estudios si ha identificado una disminución entre meas antígenos sean compatibles entre los pacientes.

Enfermedad “Injerto-vs-Huésped” 

Es una complicación rara pero frecuentemente fatal. Resulta de la colocación de un injerto con lnfocitos T alorreactivos del donador, que llega al huésped vía el injerto. En 1988 se describió el primer caso (N Engl J Med 1988; 318: 689-691). Sin embargo hasta el día de hoy existen al menos 63 casos reportados en la literatura (Clin Transpl 1993; 7: 52-58; Transplantation 1996; 62: 1516-1519; Transplantation 2003; 75: 733-736). La incidencia es alrededor de 1%.

La mayoría de los casos han sido confirmados por la alta proporción de linfocitos del donador en la circulación. Las características clínicas asemejan aquellas de una reacción injerto-vs-huésped posterior a una transfusión sanguínea. La diferencia entre las edades del donador y el receptor es un factor de riesgo, particularmente cuando el donador es mucho menor que el receptor. La mayor frecuencia se dio entre los donadores vivos, en un 1,9%.

 

From → Transplante

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: